MES para PYMES: el tamaño adecuado del sistema de ejecución

,

Martin Gaines

En este artículo:

La última revolución industrial -la Industria 4.0, que transforma las operaciones de fabricación aprovechando al máximo los datos conectados- tiene un problema: hay demasiados datos que analizar.

Incluso el sistema de producción más sencillo tiene miles de números que podrías reunir con un Manufacturing Execution System (MES). Volúmenes y capacidades; presiones y temperaturas; calibración y tolerancias. En el caso de las operaciones a escala empresarial, en las que un millar de unidades puede ser el resultado de una ejecución diaria, podemos tener motivos para recopilar todos los datos y disponer de los recursos para hacerlo. Pero para los fabricantes más pequeños, vigilar hasta la última medida y métrica no sólo es redundante, sino que puede ser perjudicial.

Al fin y al cabo, algunos datos de tu empresa son más importantes que otros. Y en el ámbito de las PYMES, el éxito depende de ellos: los puntos críticos para el negocio que marcan la mayor diferencia.

El 90% de las capacidades de un MES empresarial pueden ser inútiles para ti. Lo que significa que un MES de renombre podría no ser la herramienta adecuada, al igual que no necesitas un camión articulado para llevar tu compra semanal a casa.

Veamos cómo un MES del tamaño adecuado tiene más sentido para una PYME, y cómo puedes hacerte con uno que se ajuste a tus necesidades.

Cambio de paradigmas, oportunidades infinitas

Las oportunidades de la Industria 4.0 en la actualidad son muy parecidas a las que abrió Internet hace una generación. Por la misma razón. Un PC básico en un escritorio es útil para una persona. Conéctalo a otros ordenadores y podrás compartir datos, convirtiéndose en algo útil para todo un equipo, mientras que si lo conectas a miles de millones de personas en todo el mundo podrás disponer de los recursos infinitos del SaaS, la computación en la nube, los centros de datos y los servicios web.

Pero, al igual que las aplicaciones de productividad y de banca online comparten espacio con Facebook e Instagram, los principales desarrolladores de MES intentan ser la solución a todo para todos. Son soluciones monolíticas con enormes conjuntos de características técnicas, que necesitan ejércitos de consultores para ajustarlas y hacerlas funcionar. En resumen: los MES a escala industrial consumen mucho tiempo y son muy caros. (Una implementación a gran escala puede costar millones). Entonces, ¿qué se puede hacer?

Beneficios de las ventajas de la fabricación a medida

Para un pequeño fabricante especializado, un sistema de gestión de la producción (MES) estándar es excesivo. Pasará más tiempo manteniéndolo que obteniendo valor de él, y los recursos que podrían destinarse a la mejora continua se consumirán en un único sistema, ¿y no se suponía que un MES ahorraría recursos?

Esta es la palabra mágica: a medida. Un MES diseñado individualmente para tu PYME, que reúne los datos que te proporcionan una ventaja competitiva. Si la palabra "a medida" te recuerda a carísimas joyas y a famosos arquitectos, piénsalo de nuevo. Un MES a medida está diseñado para tus necesidades concretas... pero los componentes que forman parte de él son estándar. De este modo, te beneficias de las ventajas de una solución a medida, pero también de las ventajas de coste que supone el uso de piezas probadas.

Hacer que el MES tenga sentido

Paul Ferguson, de Getronics, ofrece una analogía: un MES para PYMES es como un smartwatch. Recoge las métricas clave -el ritmo cardíaco, los pasos dados, lo atractivo que se ve uno en mallas- e informa de las métricas que importan, para que se puedan tomar medidas correctivas si alguna tendencia es incorrecta. (Vale, estaba bromeando con lo de las mallas).

Eso es lo que hace que un smartwatch sea útil: es compacto, fácil de usar y está personalizado para ti.

Por supuesto, una clínica médica completa tiene escáneres y sensores del tamaño de un armario que hacen mucho más, pero no querrías llevártelos contigo en tu carrera diaria. Un smartwatch no es de gran tamaño; es del tamaño adecuado.

Así que si quieres un MES que funcione para tu PYME, piensa en un smartwatch. Musashi Spain Villalba lo hizo.

El caso de Musashi España Villaba

Musashi Spain Villalba, la empresa metalúrgica con sede en España, forma parte del grupo japonés Musashi, que aporta la competencia clave del conformado en frío. Sin embargo, al igual que muchas empresas establecidas, sus controles de producción se habían quedado atrás, con muchas entradas manuales que creaban problemas de trazabilidad a lo largo de la cadena de valor.

La solución de Getronics para Musashi en España conectó los procesos de toda la empresa, desde la descarga de órdenes de trabajo desde su ERP hasta la captura automática de la actividad de las máquinas, lo que facilitó la resolución de paros e incidencias. Incluso se incluyeron las bonificaciones de los trabajadores, calculadas a partir de datos reales recogidos en tiempo real, lo que incentivó la responsabilidad de cada uno.

Ten en cuenta que todos los componentes ya estaban disponibles: el éxito de la personalización consistió en cómo Getronics configuró cada módulo para que funcionara conjuntamente en el contexto de los procesos del fabricante. Eso es lo que lo hizo a medida y lo que lo hizo funcionar.

¿Los resultados? La disminución de los problemas de calidad y la mejora de los tiempos de ejecución efectiva en todos los procesos.

Conclusión

Este es el punto de vista de Getronics sobre los sistemas de ejecución de fabricación (MES): aplicaciones preparadas, adaptables y flexibles, unidas en una solución integral adaptada a su negocio. Al igual que con otras tendencias de la Industria 4.0, el valor no está solo en las máquinas, sino en las conexiones de datos entre ellas.

¿Le intriga lo que este enfoque podría hacer por su entorno de producción en el taller? Hablemos.